Hernia perineal. Técnica híbrida. - Cirugía veterinaria Pepe Targa

Rincón divulgativo sobre cirugía veterinaria.

ADVERTENCIA: Algunas de las imágenes pueden herir su sensibilidad.

Hernia perineal. Técnica híbrida.

El caso que presentamos hoy vino para una segunda opinión, a Paco, le habían dicho que Toby tenía un tumor terminal, cosa que le extrañó porque el fin de semana anterior, el perro disfrutó como nunca de la jornada de caza, y salvo algunas dificultades para orinar y defecar...todo era normal.


Tras el estudio radiológico, llegamos a la conclusión de que muy probablemente el primer diagnóstico no era correcto, la gran masa palpable en la región perineal derecha era la vejiga de la orina, que se retroflexionaba a traves de un defecto en la pared muscular de la zona: era una hernia perineal compleja, pues normalmente impide la micción normal del paciente y compromete la funcionalidad de sus riñones que puede llegar a ser fatal.
Procedimos al sondaje, que en primera instancia resultaba imposible por la retroflexión con lo cual tuvimos que hacer cistocentesis posterior hasta bajar la presión vesical lo suficiente para reducir la viscera a la cavidad abdominal y poder sondarla con naturalidad.
La analítica sanguínea mostraba valores bioquímicos normales, no obstante decidimos intervenir el defecto al día siguiente para prevenir el fallo renal en un nuevo episodio obstructivo.

Para resolver el problema es importante tener en cuenta una serie de factores, entre ellos y fundamental el influjo hormonal, la prevalencia es de 10 machos por cada hembra que sufre este problema. Es importante castrar al paciente en la misma intervención. Asimismo es vital chequear serologicamente de Leishmania, enfermedad que tambien está muy asociada al problema.

Empleamos una técnica híbrida elevando el músculo obturador de su lecho púbico y afianzándolo al coccigeo por un lado y al complejo elevador-esfinter por el otro.



Posteriormente reforzamos esta capa muscular primaria con una malla de polipropileno.

Todas las suturas empleadas son monofilamentos no absorvibles (concretamente polipropileno). La idea es que el arreglo primario que supone el parche muscular sea reforzado a medio plazo por la fibrosis que se crea sobre la malla. Nuestro porcentaje de éxito con esta técnica es del 98%, superior al que hemos obtenido con otra técnicas de uso habitual. Desde hace varios años hemos optado por no colocar drenajes, esto supone que nuestra principal complicación sea el seroma postquirúrgico (en un 22% de los casos) que se resuelve en pocos días de manera espontánea o se drena si es preciso.




El resultado inmediato: retorno a la micción y defecación normal. En este caso no fue preciso hacer cistopexia y la resolución fue satisfactoria. Nuestro amigo "viejuno" vuelve a tener una vida normal gracias a su dueño, que se preocupó por buscar un diagnóstico certero y una solución.

1 comentario:

cristian velez dijo...

muy buenas, cuanto es el costo de esta cirugia

gracias desde ya.

Te puede interesar ...